Páginas

martes, 28 de diciembre de 2010

La bella quietud del invierno holandés

 (If you prefer to read this post in English, please click here)

Una vez más he pasado las fiestas navideñas en los Países Bajos, lejos de Argentina, de las olas de calor y lamentablemente, también de mi familia. Sin embargo, no todo ha sido tan sombrío como suena: el estar en Holanda en esta época del año me permite disfrutar del entorno y de los bellos paisajes con que nos regala el invierno en Zwolle y sus alrededores.

Durante el invierno, la quietud es a veces sobrecogedora - hasta las aves callan, excepto por las bandadas de gansos que en el campo, levantan vuelo a la caída del sol. El aire frío nos tiñe las mejillas de rosado y los huesos de la cara duelen hasta arrancar lágrimas de los ojos. Pero cuando conseguimos abrir los ojos nuevamente, el invierno holandés nos regala con imágenes propias de los cuentos, como éstas que conseguí en el Zalkerdijk el día de Navidad y en el Milligerplas cerca de casa, el domingo pasado.

Vista de un pequeñísimo Peperbus (torre de la iglesia) a la derecha y los modernos edificios de Elektrakabel y del ABN-AMRO, desde el Zalkerdijk a través de las aguas congeladas del río IJssel.

Una ovejita solitaria pastando en una granja sobre el Zalkerdijk, en las afueras de Zwolle.


El sol comienza a ponerse el sábado de Navidad.


Una bandada de gansos vuela sobre las aguas del Milligerplas en Zwolle al atardecer.


Los juncos se mecen sobre el paisaje congelado del Milligerplas.

El sol da un tímido reflejo plateado sobre el agua y la nieve junto al Milligerplas.
Sin embargo, la quietud normalmente se rompe a medida que nos vamos acercando a la parte residencial de mi barrio. Aquí un vídeo que hice el domingo mientras una multitud de chicos y también grandes, disfrutaban deslizándose sobre el hielo acumulado en uno de los canales:

video

viernes, 24 de diciembre de 2010

Navidad a la cordobesa...

En casa se mezclan las tradiciones navideñas...

Durante mi reciente estadía en mi Córdoba querida, tuve oportunidad de asistir al recital de un cantante cordobés de lujo: Jairo. 
Nacido en la ciudad de Cruz del Eje en el norte de la provincia, Mario González (que es el nombre verdadero del cantante) saltó a la fama por los años 70 en España, primero y en Argentina, después. Su carrera fue en franco ascenso, llegando a cosechar muchos éxitos con su música, escribiendo letras entrañables acerca de  las cosas cotidianas. A lo largo de los años le cantó, entre otros, al escritor argentino Jorge Luis Borges, y también a la leyenda del tango, Carlos Gardel y llenó teatros famosos del mundo, como el Olympia de París.

Como recuerdo de esa noche, y para dejarles el alma calentita para recibir la Nochebuena, les dejo dos vídeos de dos canciones que pegan en estas fiestas: Carpintería José, y el Ave María, que cantó en francés y español; esta última parte sin micrófono usando su genial voz a pleno y luciendo la acústica de la sala del Teatro del Libertador.

 Source: YouTube
 


video


Que tengan todos una hermosa Nochebuena y una muy  
FELIZ NAVIDAD!

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Papá Noel en rollers por Rosario

(If you prefer to read this post in English, please follow this link)

Hoy quería compartir con ustedes un saludo de Navidad muy original que recibí de mi amigo Nicolás. Además de poder admirar su habilidad sobre los rollers, su excelente estado físico y su creatividad para armar este vídeo, también podemos apreciar imágenes muy bonitas de una ciudad importante de mi país: Rosario.

Aquí el vídeo de Nicolás:



Rosario es la tercera ciudad en importancia de la República Argentina, después de Buenos Aires y Córdoba. No podía dejar de mencionar este dato - no por maldad, sino que ya es toda una sana costumbre caer en una amable rivalidad entre Córdoba y Rosario que desde siempre se disputan el segundo lugar.
En el vídeo vemos a Nicolás haciendo sus ágiles piruetas por el Museo de Arte Contemporáneo de Rosario (MACRO), que funciona en unos antiguos silos elevadores de granos que han sido reciclados para albergar el museo.

En el año 2008 estuve por allí durante mis vacaciones en Argentina y aquí les dejo una foto:


En futuros posts les iré mostrando lugares y rincones de Rosario, una ciudad que, a pesar de no ser tan linda como Córdoba (ejém!), me gustó muchísimo conocer.

Muchísimas gracias por el vídeo, Nicolás!

lunes, 20 de diciembre de 2010

No hay silencio que no termine...

(if you prefer to read this post in English, click here).


Tal vez has estado arrojando piedritas en mi ventana, esperando saber de mí, preguntándote dónde estaría?

Piedritas en mi ventana

De vez en cuando la alegría
tira piedritas contra mi ventana
quiere avisarme que esta ahí esperando
pero me siento calmo
casi diría ecuánime
voy a guardar la angustia en un escondite
y luego a tenderme la cara al techo
que es una posición gallarda y cómoda
para filtrar noticias y creerlas
quien sabe donde quedan mis próximas huellas
ni cuando mi historia va a ser computada
quien sabe que consejos voy a inventar aun
y que atajo hallare para no seguirlos
esta bien no jugare al desahucio
no tatuare el recuerdo con olvidos
mucho queda por decir y callar
y también quedan uvas para llenar la boca
esta bien me doy por persuadido
que la alegría no tire mas piedras
abriré la ventana.
Mario Benedetti 

Sea como sea, tirando piedritas o no, lo cierto es que tras dos largos meses lejos de Holanda y de mi blog, aquí estoy finalmente de regreso. Tal como el poeta chileno Pablo Neruda lo dice, "no hay silelncio que no termine"... 
Estos son algunos de los lugares por los que estuve y algunas de las cosas que hice y personas que vi en estos dos meses: 



Espero tener oportunidad de contarles sobre todas estas cosas, lugares y gente en futuros posts. Ahora puedes dejar de arrojar piedritas a mi ventana: ya estoy aquí!

viernes, 1 de octubre de 2010

Descubriendo Holanda: es otoño otra vez...

Please click here if you want to read this entry in ENGLISH.

Estamos otra vez en otoño - y se nota! Los días son ya mucho más cortos, el cielo no siempre se ve brillante y con nubes de algodón, sino más bien gris y apagado, aunque excepcionalmente por estos días, hemos disfrutado de cielos hermosos, como éstos de Utrecht, que nos muestra Alison en su blog.

Los paseos por el bosque de Westerveldsebos cerca de casa, adquieren un encanto particular durante el otoño. Con mi marido inauguramos recientemente la temporada de búsqueda de hongos en este bosque. Miren el tamaño de este ejemplar!


Mi marido colocó sobre él una moneda de 25 centavos de Argentina que siempre lleva encima, para dar una idea de su tamaño.
Este otro, me recuerda a los enormes sombreros que a veces luce la princesa Máxima en enventos como el de la apertura del Parlamento, en Prinsjesdag ...


Otro signo que delata la llegada del otoño por aquí, es la aparición de pequeños puestos de venta de productos de granja al costado del camino. Los sábados, mientras vamos camino a y desde el club de tiro donde mi marido practica, frecuentemente vemos estos puestos instalados por los granjeros de la zona:


Los granjeros arman estos "puestitos" de venta al costado del camino, donde la gente se puede parar y sacar productos frescos de la reciente cosecha, y -atención a ésto- dejar el pago en una latita o caja puesta allí para tal fin. Algunas veces la mercadería tiene un precio ya fijado, como en el caso de la siguiente foto; en otras ocasiones, el cliente casual puede dejar la cantidad que crea conveniente en forma de pago.


En Argentina, solía pasar largas temporadas en el campo de mis abuelos, pero nunca vi estos puestitos a lo largo del camino, donde los dueños del campo, ofrecieran sus productos a los pasantes.

Cada vez que veo imágenes como éstas aquí en Holanda, no puedo evitar pensar si la gente realmente deja su pago por la mercadería o si se olvidan de hacerlo; y en caso de los que sí dejan su pago, me pregunto también si el dinero llega a manos del granjero o si los transeúntes se llevan algunas monedas de souvenir junto a la calabaza o los zapallitos para la sopa o la tarta del domingo?

jueves, 23 de septiembre de 2010

Blogger invitada: Patricia y su lugar en el mundo

 (click HERE to read this post in English)

Increíble vista desde el cerro Campanario, Bariloche, Río Negro.
Como muchos de los que siguen mi blog me han pedido a menudo que publique posts sobre la Patagonia, se me ocurrió que no había persona mejor calificada que mi amiga Patricia Sgrignuoli, para contarles acerca de esta lejana y bella región de mi país.
Patricia, autora del blog Fotos y relatos de viajes - Viajando por Patagonia, vivió toda su vida en la ciudad de Buenos Aires pero desde pequeña tenía un sueño: vivir en la PATAGONIA.

Por estos días Patricia está ultimando detalles para mudarse definitivamente a su nuevo hogar en uno de los más hermosos rincones de la Patagonia, el lugar que siempre fue *su* lugar en el mundo. Aquí su relato de cómo nació y creció este sueño hasta hacerse realidad.

Patagonia – Mi lugar en el mundo...
por Patricia Sgrignuoli 

Patricia esquiando en los bosques fueguinos.
Con alegría recibí la invitación de mi amiga Aledys para escribir una entrada en su blog sobre una de las regiones más bellas, más alejadas, más mágicas de mi país como es la Patagonia y por qué la elegí como “mi lugar en el mundo”... No es fácil expresar en palabras los sentimientos, pero creo que despues de leer estas líneas y ver las fotos, podrán entender lo que siento... Trataré de resumirles cómo fue mi historia:

Era una niña de 12 años cuando mis padres me llevaron por primera vez a Bariloche para unas vacaciones de verano; recuerdo la vista desde la ventana de la cabaña donde nos hospedamos: el color azul del lago Nahuel Huapi, las montañas a lo lejos... Admirando ese paisaje me dije a mí misma lo lindo que sería algún día vivir en un lugar como ése. Pocos años después volvimos, pero esa vez en invierno y fue mi primer contacto con el frío y la blancura de la nieve... Me convencí que de grande quería vivir ahí! Y siempre que pude, volví, cada vez más enamorada de sus paisajes, de su naturaleza, de su gente... Así comencé mi romance con esa región de mi enorme país.
Lago Caviahue, provincia de Neuquén


















 Por años no volví hasta que ya trabajando y estudiando, ahorré lo suficiente para intentar algo que siempre me había fascinado: esquiar... Con un presupuesto ajustado pude llegar al centro de ski de La Hoya (Esquel) y asi poder subirme a las tablas y bajar las montañas. Para llegar viajé en omnibus 24 horas recorriendo los 2000 kilómetros de distancia entre Esquel y Buenos Aires. Seguí esquiando unos años más y pude conocer las pistas de Chapelco (San Martín de los Andes) con sus bellos bosques de lengas hasta que circunstancias familiares y la situación económica tan tambaleante siempre en mi país no me lo permitió más.

imágenes de Caviahue, en la provincia de Neuquén.

Pasaron muchos años hasta que regresé al sur, pero esta vez a la costa patagónica, mas precisamente a Puerto Madryn, con sus maravillosas playas, su mar azul, su cielo tan limpio y claro que de noche nos permitía distinguir los satélites que se mezclaban con las estrellas... y la Península de Valdés! Una verdadera maravilla de la naturaleza, con sus paisajes y su fauna. Un invierno caminando por las playas de El Doradillo pude ver como las curiosas ballenas parecían seguir nuestros pasos a escasos metros de la costa... Y en otra oportunidad con una amiga tomamos la carpa y recorrimos la meseta patagónica día y noche en ómnibus, apreciando esa naturaleza tan ruda, esos paisajes casi desérticos donde pocos animales viven, como el choique y los guanacos; esos cielos en los que el viento dibuja nubes de formas extrañísimas. El fin de este viaje era llegar al Glaciar Perito Moreno, y lo logramos! La distancia desde el glaciar a Buenos Aires, donde vivo, es de casi 2800 kilómetros... Así son las distancias en Argentina, y sobre todo en la Patagonia.
Con más de 30 años cumplidos volví a Bariloche en medio de un temporal de nieve impresionante, la ciudad había crecido tanto que casi no la reconocí, pero sus lagos, sus montañas y los paisajes cercanos seguían intactos.

Lago Mascardi, en las cercanías de la ciudad de Bariloche, Río Negro.
Ya casada, con mi marido (amante también de la Patagonia) nos fuimos de vacaciones a un lugar del que no conocíamos su existencia hasta ese momento: Villa Pehuenia, una pequeña villa a orillas del lago Aluminé con el volcán Batea Mahuida a sus espaldas, ya extinguido hace millones de años y en cuyo cráter se formó una hermosa laguna de aguas azules con playas de arena volcánica. Un lugar especial, en el que crecen unos árboles muy llamativos, las araucarias o pehuenes como los llaman los mapuches, antiguos habitantes de la zona.
Con Silvio, mi marido, quedamos maravillados de ese sitio, y empezamos a pensar seriamente la oportunidad de cambiar nuestra vida de ciudad en Buenos Aires por esa otra vida en la Patagonia... Dos formas de vida completamente diferentes, con paisajes diferentes, con problemas diferentes... porque allá no todo es perfecto como el paisaje; hay muchos problemas, como la falta de combustible a pesar de ser provincias petroleras, los constantes cortes de electricidad, los temporales de nieve que si bien alegran a los turistas, traen problemas como la interrupción de vuelos y de transporte si hay rutas ó muchas calles tapadas por la nieve, suspensión de clases, comercios que no abren... Pero con todos sus problemas, elijo la Patagonia como mi lugar para vivir.

Imágenes de Bariloche, provincia de Río Negro.
También pudimos conocer Copahue y sus maravillosas termas naturales, recorrimos San Martín de los Andes, la ruta de los Siete Lagos (imperdible), Villa la Angostura y Villa Traful, todos estos magníficos lugares con lagos y rodeados de las montañas de la cordillera de los Andes. Conocimos además Caviahue, otra pequeña villa de montaña, a orillas del lago homónimo y dentro del Parque Provincial Copahue, donde protegen a las araucarias que aquí tiene a los ejemplares más antiguos, de casi 1000 años de vida, formando verdaderos bosques. La temporada alta de este lugar es el invierno, porque tiene un moderno centro de ski que da la posibilidad de esquiar en las laderas de un volcán activo, el Copahue. ¿Saben que se puede llegar al corazón de este volcán? Después de recorrer un camino -si se lo puede llamar asi- en 4x4 y un trekking de 3 horas pudimos llegar a su cráter... y para nuestra sorpresa nos encontramos con que está cubierto por una laguna de aguas sulfurosas a elevada temperatura y rodeada de un glaciar colgante. Lo único malo es el olor a azufre que casi no deja respirar!!!

En trineo por el Valle de Lobos, Ushuaia, provincia de Tierra del Fuego.
Y nuestro último viaje surgió de casualidad... gracias a una promoción de la aerolínea de nuestro país y aprovechando la temporada baja, pudimos llegar a conocer Ushuaia, en el “Fin del Mundo”. Nunca un lugar me transmitió tantas sensaciones diferentes, con decirles que estaba a 3000 kilómetros de mi casa y a 1000 de la Antártida...
Como digo siempre:
“Lejana, indómita, fría, salvaje, ventosa, inhóspita, remota, caótica...
Bella, majestuosa, mística, magnífica, misteriosa, soberbia, única, pintoresca, mágica...
Hay tantas palabras para definir este lugar... pero creo que lo mejor sería resumirlo en que es el sitio donde la naturaleza, la aventura y las leyendas se unen en este extremo del mundo...”
Estas palabras las escribí pensando en Ushuaia, pero van perfectamente para todo lo que representa la Patagonia; creo que fueron las palabras con que mejor pude definir el significado que tiene para mí ese lugar... Un sitio donde prácticamente no hay shoppings, ni grandes luces, ni la vorágine ni el ruido ni la violencia de la gran ciudad, ni los grandes edificios, pero a cambio hay mucha naturaleza, mucho verde, mucha montaña, mucho cielo, mucha paz y silencio...
Hoy, despues de tantos viajes, sacrificios y kilómetros recorridos, esa niña que a los 12 años se enamoró de los paisajes patagónicos, a fines del 2011 cumplirá 50 años y estará cumpliendo ese sueño de pequeña, ya que ese año lo comenzará viviendo allá.
Un sitio donde la naturaleza es dueña de todo: verdes bosques cubren las montañas, un lago de aguas transparentes y azules, una pequeña villa que va creciendo de la mano del turismo, un puñado de personas que trabajan para lograrlo, sin apuros, sin violencia, en paz... Un pequeño rincón de la Patagonia llamado Lago Puelo será MI LUGAR EN EL MUNDO...

Disqus for From Argentina to the Netherlands, for Love!