Páginas

martes, 28 de junio de 2011

ALFAJORES CORDOBESES

Dulzuras de mi tierra cordobesa
(To read this post in English, please click here)

Hoy tengo una recomendación para hacerles: si algún colega del trabajo, algún vecino, tu mejor amigo o incluso una cierta bloguera conocida te comenta que viajará de vacaciones a Córdoba (la de Argentina, aunque en su defecto puede ser -como ya veremos- la de Andalucía también) y se ofrece a traer algún suvenir desde allí, recuerda pedirle alfajores - me lo agradecerás!

Qué son los alfajores?

El alfajor es un dulce o golosina tradicional que se hace uniendo dos o más galletas (o masitas, como le llamamos en Argentina)con un relleno dulce, que puede ser o bien dulce de leche, o alguna mermelada de frutas o incluso una mousse.
Según de dónde procedan, la confección de los alfajores varía de región en región al igual que el relleno y la cobertura que llevan: algunos son bañados en chocolate, otros llevan un glaseado azucarado e incluso otros llevan simplemente un espolvoreado de azúcar impalpable. Hay alfajores para todos los gustos y son, sin duda, una de las golosinas más populares en Argentina. 

Alfajores de maicena de "The Baker's Dozen", el microemprendimiento de una amiga en la ciudad de Córdoba. Para información de contacto, ir al final del post.
De dónde viene el alfajor?
El alfajor hizo su entrada en España en los tiempos del poderío musulmán y del reino de al-Andalus (entre los años 711 y 1492 para ser exactos). La influencia árabe en la cultura y sobre todo en la cocina española continúa viva hasta nuestros días y prueba de ello es la vigencia del alfajor, que es un manjar aún presente en la repostería española.

La increíble mezquita de Córdoba, vestigio de la grandeza de la cultura musulmana en el sur de España.
 Desde España, el alfajor viajó con los conquistadores y luego con los colonos y fue en los conventos de las Américas donde se preservaron las recetas de esta rica golosina, aunque adaptándolas dada la falta de algunos ingredientes o a los gustos locales.

El alfajor en Argentina:

Fue precisamente en Córdoba donde la fabricación del alfajor se industrializó en Argentina. Allá por el año 1860, el químico francés Augusto Chammás que estaba radicado en Córdoba ya desde hacía unos 20 años, estableció una pequeña fábrica familiar para producir lo que hoy conocemos como el típico alfajor cordobés. Personalmente, creo que los alfajores Chammás son los mejores alfajores que se fabrican en Córdoba.


Por nuestros días, el alfajor se come a lo largo y a lo ancho de todo el país, y cada región tiene su versión propia - todas riquísimas! Todos los centros turísticos en Argentina tienen sus alfajores propios y si uno va de vacaciones a las sierras de Córdoba, a Mar del Plata o Bariloche, debe regresar con las cajas de alfajores de rigor para regalar a familiares y amigos.

El mejor alfajor: el cordobés:


Como buena argentina, no puedo dejar pasar la oportunidad de alardear diciendo que los alfajores cordobeses son los mejores! Pero sinceramente, en lo que respecta a alfajores, debo confesar que prefiero este tipo de masa aireada y liviana que se desmigaja con facilidad. Además los alfajores cordobeses en su mayoría (de todos los que he probado) saben a dulces hechos en forma artesanal en lugar de tener ese gusto a golosina fabricada en serie, como los de otros alfajores que se pueden comprar en los kioscos o en el supermercado en Argentina.

El clásico alfajor cordobés está hecho con dos capas de una masa liviana y dulce que "abraza", por así decirlo, el dulce relleno que lleva en el medio, que por lo general puede ser un dulce de higos, membrillo o damasco y por supuesto, el tradicional e infaltable dulce de leche. Luego por lo general, el alfajor cordobés lleva una blanca cobertura azucarada o simplemente, se lo espolvorea con azúcar impalpable. Riquísimos!

El desafío:

Una vez más ha sido Katie, autora del blog Seashells and Sunflowers, la que tuvo la idea para un post grupal acerca del alfajor en Argentina y el desafío concreto de preparar cada participante un tipo de alfajor regional distinto.

En esta ocasión participaron del desafío, además de la que suscribe, las siguientes blogueras:

Katie, del blog Seashells and Sunflowers (en inglés)
Ana, del blog Ana's Travels (en inglés)
Meag, del blog A domestic disturbance (en inglés)
Rebecca, del blog From Argentina With Love (en inglés)
Paula, del blog Bee My Chef (en español)

Los invito a visitar estos blogs y ver las otras recetas de los exquisitos alfajores regionales de Argentina!

Y aquí les dejo entonces, la receta de los alfajores que me tocaron preparar a mí:

ALFAJORES CORDOBESES

Ingredientes: (esta receta rindió para unos 20 alfajores de unos 4 cm de diámetro más o menos)

200 gramos de azúcar impalpable
6 yemas
50 gramos de manteca derretida
ralladura de 1 limón
150 gramos de harina común
1 cucharadita de polvo para hornear

para el glaseado:

3 cucharadas de azúcar impalpable
 1 clara de huevo
75 cc. de agua
jugo de 1/2 limón


Preparación:

  1. Batir las yemas con el azúcar sobre un baño María (tibio, no caliente)  hasta conseguir una mezcla espumosa.
  2. Agregar la manteca derretida, la harina, el polvo para hornear y la ralladura de limón; luego mezclar hasta unir todos los ingredientes y obtener una masa lisa y suave. Si la masa está muy húmeda, agregar de a poco un poco más de harina, de modo que luego se pueda despegar del bol y manejar con más facilidad (la mezcla debe ser un poco húmeda). Formar con la masa dos bollos iguales, envolver en film transparente y colocar en la nevera por lo menos durante 30 minutos.
  3. Precalentar el horno a unos 160/170 grados centígrados. Tomar la masa de la nevera y sobre una superficie enharinada, trabajarla con un palo de amasar hasta lograr un espesor de aprox. 1/2 cm. Cortar la masa en círculos de unos 4 cm usando un cortapastas, o el borde de un pocillo de café.
  4. Colocar los discos obtenidos sobre una placa para horno cubierta con papel para hornear. Hornearlos durante unos 10 u 11 minutos, o hasta que estén secos pero sin dorar. Sacarlos del horno y dejarlos enfriar bien. 
  5. Una vez fríos, distribuir el relleno elegido sobre un disco y colocar otro disco encima. Presionar un poco cuidando de no romper las tapitas, para que el relleno se extienda bien sobre la masita. Repetir el proceso hasta usar todas las tapitas. 
Para el glaseado:


  1. Batir la clara con el azúcar impalpable durante unos 10 minutos, hasta obtener una crema espesa.
  2. Preparar un almíbar colocando el azúcar común en una cacerolita al fuego con el agua. Colocar suficiente agua como para cubrir el azúcar pero cuidar de no agregar demasiada. Agregar de a poco el jugo de limón y dejar disolver el azúcar. 
  3. Cuando el azúcar esté disuelta agregar a la preparación anterior y bañar inmediatamente los alfajores. Luego dejar secar por completo antes de servir o guardar. 

Un adelanto de los demás alfajores regionales que prepararon las otras blogueras para el desafío:
ALFAJORES MARPLATENSES, de Katie
ALFAJORES DE MAICENA, de Ana.
ALFAJORES SANTAFECINOS, de Meag.
ALFAJORES SALTEÑOS, de Paula.
ALFAJORES MENDOCINOS, de Rebecca.

-----------

Gracias a mi amiga Claudia de "The Baker's Dozen" por permitirme usar su foto de los deliciosos alfajores de maicena.
Visita la página de "The Baker's Dozen" en Facebook y podrás ver la variedad productos de repostería artesanal que ofrecen en la ciudad de Córdoba para venta directa, eventos, cumpleaños y empresas del ramo, con entrega a domicilio en la zona centro y Nueva Córdoba. Para información y pedidos llamar al (0351) 424 8715 o escribiendo a la dirección consultasbaker@hotmail.com.

2 comentarios:

Agustin Diego Borelli dijo...

quedaron chatos como galleta. La masa parecia muuuy blanda a diferencia de otras recetas que hice. La fotos son tuyas? como haces que queden así?

Aledys Ver dijo...

A lo mejor no usaste suficiente polvo para hornear? AL dejarlas secar una vez sacadas del horno, se ponen duras como masitas. Y sí, las fotos son de los alfajores que hice yo con esta misma receta.... Las tapitas de estos alfajores levantaron bien en el horno.

Disqus for From Argentina to the Netherlands, for Love!